Mormones despiden a sus muertos, pero 'la furia no se acaba'